¿Qué es un mandala?

El término mandala proviene del sánscrito y significa círculo sagrado. Es un símbolo de sanación, totalidad e integración: el absoluto. Representa la unidad, la armonía y la infinitud del Universo.

Son composiciones creadas a partir de formas geométricas que en el hinduísmo y el budismo sirven de apoyo para la meditación.

Concentrar la mente en la realización del mandala promueve la conexión entre el creador o dibujante y la divinidad. Una conexión especial que tiene como objetivo el desarrollo personal. Cada vez está más de moda tanto por su atractivo colorido como por su valor terapeútico.

 

¿Cómo utilizar los mandalas?

Para hacer un buen uso de los mandalas basta con sentarse en un lugar cómodo, respirar profundamente  y contemplar el dibujo para poder llegar a un estado de relajación. Hay que dejar fluir la imaginación y seguir la propia intuición dejándote envolver por algún detalle o color que te llame la atención. Así tu estado de ánimo se expresará libremente.

 

Partes de un mandala.

Los mandalas fascinan por el juego de formas y colores que presentan, siendo considerados como símbolos de paz, fuerza y armonía. Todos constan de un centro y de puntos cardinales contenidos en vínculos ordenados en simetría.

Los círculos simbolizan dinamismo y la conexión con el cosmos.

Otras figuras geométricas que podemos encontrarnos con su propio simbolismo son la cruz, que nos muestra lo consciente y lo inconsciente, la unión del cielo y la tierra; el triángulo, que expresa transformación y vitalidad; el cuadrado, que representa estabilidad y equilibrio; y el laberinto, que es la búsqueda de nuestro propio centro.

 

    Beneficios que aportan los mandalas.

    Los mandalas solo nos aportan beneficios. Favorecen la relajación, por lo que nos ayudan a combatir el estrés, la angustia, la ansiedad, la depresión e incluso el insomnio. Además mejoran nuestra autoestima, la memoria, nuestra capacidad de concentración y nuestra paciencia. Y por si todo esto fuera poco, flexibiliza nuestra manera de pensar y enfrentar los problemas.

    Facilitan que conectemos con lo más profundo de nosotros mismos facilitando el autoconocimiento.

    Pintar mandalas nos aporta tranquilidad y sosiego. Al pintar activamos ambos hemisferios del cerebro y nuestro inconsciente se manifiesta. Te darás cuenta de cómo los dibujos que elijas y los colores que utilizas varían según tu estado de ánimo.

     

     

    mandalas

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo con nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies